Visiones

«San Arcadio, antes del último suspiro tras su martirio allá por el siglo III, exclamó: “Vuestros dioses no son dioses. Aquel por quien muero es el verdadero Dios. El que me conforta y me sostiene”.

Otros tantos llegaron incluso a tornarse en inspiración de grandes maestros de la literatura, como resultara el caso de San Cristóbal.
¿Acaso no nos ha revelado la historia del hombre el método para alcanzar los estados que quedan más allá de nuestro limitado raciocinio? ¿Acaso no nos ha mostrado en infinidad de ocasiones cómo el tormento traslada al atormentado hasta la epifanía primordial? Las magistrales técnicas quedaron plasmadas en las Escrituras con objeto de que los iluminados lográramos más adelante repertirlas hasta el apoteosis final.

Después de varios años de frustrados intentos, al fin me propongo a transcribir sobre estas próximas líneas las esclarecedoras visiones que el más aventajado de mis alumnos alcanzó a revelarme. Al fin sé qué es lo que repta por el otro lado del telón; al fin sé qué es lo que bulle entre las sombras vacías del universo. Al fin sé cómo es ese dios al que los mártires se encomendaron; al fin sé que no es benévolo, que no es misericordioso, que no es único. Al fin sé que no podemos hacer cosa distinta de someternos a sus inefables arbitrios».

—Extracto del diario personal del Dr. Elias Thanous, catedrático de Neurología de la Universidad de Boston. Desaparecido el 30 de julio de 1918 en extrañas circunstancias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s