Ofrendas

Los seres que habitan los rincones más íntimos y profundos de la tierra no son más excepcionales que sus insólitos apetitos, y no mucho más extraordinarios que sus oscuros propósitos. Aunque sus repulsivas apariencias puedan resultar insoportables a los corazones más frágiles, no son sino cascarones de oro que envuelven a un núcleo aún más intolerable y nauseabundo, una médula fétida que conecta al infraser con su Todo superior mediante una suerte de cordón umbilical inapreciable para la vista menos entrenada, pero que sí se hace presente a los espíritus más clarividentes.

Aquellos infaustos que se atrevieron a estudiar durante décadas las rutas hacia sus templos antediluvianos, ahora comercian con ellos extrañas mercancías. Trocan conocimiento y reliquias de edades pretéritas por sacrificios y ofrendas de eterna pleitesía. 

El ser humano es ambicioso, aunque nunca más que la avidez de sus Verdaderos Creadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s