La oscuridad


Imagen original de https://darkcloud013.deviantart.com/
Edita o elimina el comentario

Nos asusta la oscuridad, creemos. Nos asusta la soledad, creemos. Y sin embargo, cuando estamos a oscuras, a solas, en la seguridad que proyectan las paredes de nuestro hogar, nos sentimos a salvo, invencibles.

En realidad, tememos a lo desconocido, tememos a lo inesperado. Recorremos un callejón oscuro y aceleramos el paso sin dejar de arrojar miradas furtivas a nuestras espaldas; transitamos elsubsuelo de nuestras ciudades esperando que desde aquella esquina aparezca la muerte en la forma de cualquier delincuente común. Tememos a lo incontrolable; tememos, y tenemos motivos, porque no es necesaria la oscuridad ni la soledad para toparnos con la simiente de aquellos dioses que nos crearon en edades antediluvianas; porque no es necesario invocarlos para que vengan; porque se mueven caprichosamente entre Allá y Acá, a voluntad: a la suya.

Tememos, y tenemos motivos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s